PARACAS PRESENTA: #TIPS DE PUNTA A PUNTA

Consejos para tener en cuenta en la temporada de verano

Si bien los meses de verano son sinónimo de diversión, también es la temporada en la que hay que tener algunos cuidados especiales de salud. Es por ello que Paracas, principal fabricante peruano de papel higiénico y papel toalla, quiere darte unos consejos para que disfrutes de unas vacaciones sin complicaciones:

1. Prevenir la deshidratación: Las altas temperaturas incrementan la transpiración, lo que conlleva a una mayor pérdida de agua y electrolitos. Una forma de refrescar las zonas de mayor sudoración y aliviar la sensación de calor mientras estás en casa es colocar compresas de papel toalla previamente humedecidas con agua fría directamente sobre la piel.

2. Desinfectar los alimentos: Las intoxicaciones alimentarias se multiplican en verano, por ello es muy importante durante estos meses lavar bien todos los alimentos antes de consumirlos. Asimismo, el uso del papel toalla en vez de paños de tela te ayudará a reducir la presencia y proliferación de gérmenes en las superficies de la cocina.

3. Manos bien limpias: El correcto lavado de manos puede prevenir enfermedades intestinales e infecciones en la piel y en los ojos. Sin embargo, ante el aumento de las temperaturas, la toalla también puede ser un foco infeccioso por la acumulación de bacterias y hongos. Por eso, es preferible que, tras asearte las manos, te las seques con papel toalla desechable.

4. Kit playero: Cuando vayas a la playa recuerda siempre llevar contigo un bloqueador solar con un alto factor de protección, una sombrilla que te proteja de los rayos directos del sol, un sachet de gel antibacterial para desinfectarte las manos antes de ingerir alimentos y un rollo de papel higiénico. Con estos elementos en tu bolso o mochila, pasarás un día de playa sin contratiempos.

5. Cuidado con las duchas: El verano genera las condiciones perfectas para la propagación de hongos. Por ello, cuando utilices las duchas públicas de los balnearios o piscinas, es mejor que tengas puestas tus sandalias en todo momento. Posteriormente, sécate bien ambos pies con la toalla y papel higiénico para que no queden zonas húmedas en la piel antes de colocarte el calzado.

Compartir