La campaña navideña ya empezó y muchas empresas o emprendimientos ya han puesto en marcha sus diferentes estrategias para potenciar imagen y ventas. Según la Cámara de Comercio de Lima, se espera que esta campaña navideña 2023 represente el 40% de los ingresos anuales de las micro, pequeñas y medianas empresas del país, una recuperación significativa, luego de las pérdidas generadas por la crisis política y el Fenómeno de El Niño.

En este contexto, muchas organizaciones han previsto dentro de sus planes de marketing digital contratar a influencers que hablen e impulsen la compra de sus productos, una iniciativa que tiene considerables ventajas como un fuerte retorno de inversión, un mejor alcance y un mayor posicionamiento SEO. No obstante, desde julio de este año, los creadores de contenido que busquen promocionar algún producto deberán empezar a cumplir con ciertas obligaciones tributarias.

“El próximo 31 de diciembre termina el periodo de ‘marcha blanca’ establecido por la Superintendencia Nacional de Aduanas y de Administración Tributaria (SUNAT) para que los influencers o cuentas comerciales en redes sociales puedan alinearse a las nuevas obligaciones tributarias en sus contenidos y se sumen a la formalización.

Esta nueva norma no solo aplicará para los conocidos creadores de contenidos, sino también para empresas grandes y hasta mypes que ofrezcan algún producto o servicio mediante redes sociales”, detalló Lola Hurtado, coordinadora académica de la carrera de Contabilidad de Certus.

En ese sentido, la académica agrega que, estando a solo semanas de iniciar el periodo comercial por fiestas navideñas, es necesario recordar los puntos claves para contratar estos servicios en redes sociales:

● Las publicaciones serán las evaluadas
Con la nueva norma de SUNAT, se ha establecido que solo ciertas actividades sean consideradas como renta de tercera categoría y deban cumplir con la normativa establecida. Estas son cuatro: las ganancias generadas por el pago de una empresa a un influencer, los ingresos que se obtienen por parte de la plataforma por la creación de sus contenidos, la recaudación que generan a través de las donaciones de sus seguidores y otros ingresos de la plataforma por la colocación de publicidad.
“De estas actividades, la primera acción es la que involucra a los emprendedores directamente y debe tomarse en cuenta para la contratación de un creador de contenido sea influencer, tiktoker, streamer o youtuber”, agregó Hurtado.

● Generación de pagos
Otro punto importante a considerar en la contratación de un influencer es que, para realizar cualquiera de las actividades antes mencionadas, los youtubers o dueños de las cuentas influyentes deberán contar con un RUC, ya sea como persona natural o negocio. Esto les permitirá emitir comprobantes de pago como la factura.

“Cada negocio que decida contar con estas acciones de promoción en redes sociales debe exigirles que cuenten con un RUC y emitir facturas con el objetivo de tener los sustentos para deducir gastos. Este documento deberá incluir datos como los nombres y apellidos del influencer, descripción de los servicios prestados, así como el monto acordado”, explicó la académica de la escuela superior Certus.

● Especificaciones de los contenidos
Finalmente, todas las publicaciones realizadas por los influencers con motivos comerciales deberán incluir tanto el RUC y la razón social. Al respecto, la coordinadora académica de la carrera de Contabilidad de Certus, señala que esta medida brindará a los consumidores protección frente a posibles casos de estafas o fraudes. “Ello es posible gracias a la identificación que tendrá cada una de las cuentas en redes sociales a través del registro del contribuyente”, puntualizó la especialista.