La Ley N° 28131 establece que las empresas de radiodifusión de señal abierta deben destinar no menos del 10% de su programación diaria a la difusión de producción nacional, a través de la difusión de música, series o programas relacionados con la historia, literatura, cultura o realidad de nuestro país.

En este tiempo el Congreso ha presentado el Proyecto de Ley 2170/2021-CR que modifica la Ley Nº 28278, Ley de Radio y Televisión y la Ley Nº 28131, Ley del Artista y Ejecutante, con el objetivo de promocionar la producción nacional, estableciendo que la emisión de programaciones diarias sea de por lo menos del 30% de su programación diaria. ¿qué tan pertinente y ejecutable es este proyecto de ley y cuál sería su impacto en nuestro país?

Con la finalidad de abrir un espacio de diálogo y reflexión desde los distintos sectores involucrados, el conversatorio “Análisis de la propuesta legislativa a favor del incremento de la producción nacional audiovisual en la radio y televisión de señal abierta”, organizado por el Consejo Consultivo de Radio y Televisión (Concortv), se llevará acabo el jueves 13 de julio a las 10 a.m., vía Facebook Live del Concortv.

Este conversatorio contará con las reflexiones de Daniel Chapell, Director del Comité de Radio; Santiago Carpio, Miembro de la SNRT, exconsejero Concortv y docente universitario; Alberto Priano, Gerente General de TV Norte y, Jorge Acevedo, jefe del Departamento de Comunicaciones de la Pontificia Universidad Católica del Perú y consejero del Concortv.

Este espacio está dirigido a titulares de los servicios de radio y televisión, periodistas, comunicadores, representantes del Estado, artistas, productores y directores de contenidos audiovisuales, estudiantes de comunicación y opinión pública en general.
Infórmate más sobre el Proyecto de Ley 2170:

Como consecuencia de la pandemia, los servicios de Cloud Computing (computación en la nube) se convirtieron en una necesidad clave para la continuidad de los negocios en el país. Así lo confirma, un estudio de Dominio Consultores donde el 66 % de medianas y grandes empresas del país ya implementaban servicios en la nube durante el 2021. Esta tendencia, continuará durante el 2022, donde se espera que el segmento Cloud sea uno de los de mayor crecimiento con un 10,3% según la empresa Gartner.

“Durante la pandemia los servicios de nube han sido una verdadera palanca para dinamizar y transformar muchos sectores e industrias de cualquier tamaño, el mercado de Cloud en el Perú viene creciendo rápidamente y por eso reafirmamos el compromiso de Movistar Empresas con el respaldo de Telefónica Tech para ofrecer soluciones eficientes, seguras y escalables que contribuyen a la reactivación y la sostenibilidad de los negocios en el país, tal como es el caso de las soluciones Multicloud”, mencionó Lucero Auris Product Manager servicios Cloud y servicios financieros de Movistar Empresas.

Según el estudio de Dominio Consultores, la inversión realizada en Cloud Computing durante el 2021 por las medianas y grandes compañías, representó US$ 68 millones. Cabe destacar, que estos resultados demuestran que las diversas organizaciones han tenido que responder y adaptarse a este nuevo contexto ya sea desarrollando sus soluciones en la nube, migrándolas, automatizando procesos, cambiando sus políticas, así como también su cultura de trabajo.

Entre los principales beneficios del uso de la nube destacan la posibilidad de desarrollar e implementar nuevas arquitecturas de aplicaciones, robustas, escalables, ágiles y flexibles para la adaptación al rápido ritmo del desarrollo digital. En caso del servicio de Cloud, que aumenta las capacidades según las necesidades empresariales y objetivos de negocio, facilita la movilidad y gestión de tiempos, protege la privacidad de los datos y la propiedad intelectual empresarial.

“Las soluciones Cloud integran un portafolio digital pensado para entornos de trabajos dinámicos y cambiantes de todo tipo de empresas, permitiendo que los empleados se conecten y faciliten su adaptación de forma segura en contextos híbridos, las organizaciones necesitan destinar más recursos económicos y promover nuevas habilidades en sus colaboradores para acelerar la transformación digital”, afirmó Auris.

La especialista añade que, en un contexto donde las labores remotas llegaron para quedarse, la implementación de tecnología en los negocios, es una prioridad. Del mismo modo -asegura- es importante que las empresas cuenten con perfiles profesionales de alta capacidad digital, flexibles al cambio y de auto aprendizaje constante.

“En Movistar Empresas, somos el socio estratégico para acompañar a las empresas peruanas en todo su proceso de adaptación a la nube, donde los asesoramos desde la decisión hasta la elección e implementación de soluciones que atiendan sus necesidades, para hacer sus procesos más eficientes y optimizando costos de inversión. Continuaremos consolidando nuestro crecimiento y enriqueciendo nuestra apuesta para ser el mejor aliado estratégico multicloud en el mercado B2B del Perú”, anotó Auris.

Telefónica ha presentado una nueva identidad corporativa que refleja la nueva Telefónica resultante del plan estratégico presentado en noviembre de 2019.

Esta hoja de ruta se ve fortalecida ahora por una imagen que captura el liderazgo, el potencial y la visión de futuro de la compañía.

El cambio de logo constituye un paso más en el proceso de transformación en el que el Grupo viene trabajando en los últimos tiempos, con el objetivo de proyectar una Telefónica más moderna, flexible y digital. El anterior logotipo llevaba vigente desde 1998 y la idea de crear una nueva imagen responde precisamente al deseo de querer expresar visualmente la transformación de Telefónica en los últimos tiempos.

Con el nuevo logotipo, la identidad de la compañía refleja ya la nueva Telefónica.

Una imagen diferencial, pero reconocible

Al mismo tiempo que proyecta esta realidad, la nueva identidad también es heredera del legado de una compañía casi centenaria, puesto que Telefónica acaba de cumplir 97 años. Por ello, se trata de un logotipo diferencial pero reconocible, ya que rescata y evoca el creado en 1984, anunciado igualmente en la Junta de Accionistas celebrada ese año.
Ahora, ese logo es simplificado y modernizado para adaptarlo a los nuevos tiempos, con el fin de generar una expresión de marca que conecte con la sociedad actual, con los clientes empresariales y con los distintos públicos a los que la compañía se dirige. Una imagen que encaja, además, con la misión de Telefónica, que sigue firme en su propósito de “hacer nuestro mundo más humano, conectando la vida de las personas”.

Lleno de simbolismo

El logotipo, vigente en todos los países en los que Telefónica opera, está compuesto por cinco círculos que, como en el caso de su predecesor, configuran la letra ‘T’, distintiva de Telefónica. En este caso, más estilizada, ágil y moderna, pero honrando al mismo tiempo la historia de la compañía. Su uso se extenderá a las áreas que utilizan la marca Telefónica como Telefónica Tech, Telefónica Empresas o Fundación Telefónica.

El emblema está conformado por cinco esferas por el especial simbolismo que este número tiene para el Grupo. Primero, porque se trata del quinto logo en la historia de la compañía. Segundo, porque cinco son los pilares en los que pivota el plan de acción de la nueva Telefónica. Y tercero, porque cada círculo representa cada una de las ‘T’ que constituyen las señas de identidad de la compañía: telecomunicaciones, tecnología, transformación, talento y trascendencia.

“Esta nueva identidad refleja de dónde venimos, porque vertebramos las sociedades desde las telecomunicaciones. Refleja hacia dónde vamos, al ser una compañía cada vez más tecnológica y que quiere ser protagonista del mundo que viene. Refleja el ADN de la compañía, que es de innovación y continua transformación. Refleja el alma de la empresa, que es el talento de los profesionales que impulsan el presente y futuro de la compañía. Y refleja la trascendencia de todo lo que hacemos, de nuestro propósito”, mencionó el presidente de Telefónica, José María Álvarez-Pallete, en referencia a cada una de esas cinco ‘T’. “En definitiva, esta nueva identidad refleja una nueva Telefónica, preparada para los próximos 100 años y será el faro que nos guíe en este rumbo que ya hemos emprendido”, concluyó el presidente.

La nueva identidad recoge de este modo la apuesta de Telefónica por la tecnología y los entornos digitales. Este es el motivo por el que se ha elegido un color azul para la imagen corporativa, puesto que desprende modernidad y tecnología, y por el que se ha generado una nueva tipografía, Telefónica Sans, totalmente pensada y optimizada para los entornos digitales.