COCA COLA REAFIRMA SU COMPROMISO POR LA SEGURIDAD HÍDRICA

En el día mundial del agua, junto a su socio, ONG y comunidades reabastece a la naturaleza más del 100% del agua que utilizan en sus bebidas.

0
727

Para Coca-Cola Perú, el agua es un recurso vital para la salud de las personas, los ecosistemas y necesaria para la prosperidad económica de las comunidades en las que operamos. Por ello, en el marco del Día Mundial del Agua, la compañía reafirma su firme compromiso con su cuidado y gestión eficiente.

Como se recuerda, en el 2007 el Sistema Coca-Cola se propuso devolver a la naturaleza el 100% del agua que utiliza en la producción de sus bebidas al 2020. Si bien ese objetivo se cumplió exitosamente en el 2015, cinco años antes de lo esperado, el compromiso sigue intacto. Esto se ve reflejado en la estrategia global de agua al 2030, que tiene la visión de lograr la seguridad hídrica para las comunidades en las que opera y que cinco millones de personas en la región accedan a agua segura.

Con este propósito, Coca-Cola Perú trabaja de la mano con su socio embotellador Arca Continental Lindley, ONG ‘s, y las comunidades en proyectos que permiten preservar los recursos hídricos locales. “Estas iniciativas nos permitido reabastecer a la naturaleza y a la comunidad más del 100% del agua que utilizamos en nuestras bebidas. Entre ellas, destaca el Proyecto Oxapampa, que ejecutamos en la Reserva de Biosfera Oxapampa Asháninka Yánesha (Bioay) desde 2014, en alianza con Fundación Avina y el Instituto del Bien Común”, comenta Paola Palacios, Gerente de Asuntos Públicos, Comunicaciones y Sostenibilidad para Coca-Cola Perú y Ecuador.

Cabe señalar que, hasta la fecha, el Proyecto Oxapampa ha logrado conservar y recuperar más de 2500 hectáreas de bosques ribereños y bosques de cabecera, contribuyendo a incrementar los caudales y mejorar la calidad de agua de la cuenca. Cada año, la iniciativa garantiza el abastecimiento de más de 3 millones de metros cúbicos de agua, los cuales satisfacen las necesidades de más de 42 mil personas tanto en las zonas urbanas como rurales. Además, es una prueba de que el trabajo conjunto con las autoridades locales y la comunidad organizada permiten alcanzar grandes logros.

Otro proyecto que permite superar la meta de reabastecimiento de agua está en Chilca, donde implementa el proyecto de protección de la cuenca alta del río Chilca, en alianza con The Nature Conservancy. Este proyecto permite el uso eficiente del agua para el beneficio de la población de Chilca y Pucusana y reduce los riesgos ante el cambio climático. El proyecto ha empoderado a 140 personas quienes participaron en la elaboración del plan de acción local frente al cambio climático.

Por otro lado, Coca-Cola Perú impulsa el proyecto Agua Segura Cajamarca de la mano con la ONG Agua Limpia, el Gobierno Regional de Cajamarca, el BID y las Juntas Administradoras de Servicios de Saneamiento y otras empresas. Gracias a este esfuerzo conjunto, la marca líder de la industria de bebidas contribuye a cerrar la brecha de acceso a agua en dos comunidades rurales que ahora cuentan con sistemas de agua optimizados y cuyas juntas han sido fortalecidas para la autogestión del servicio de saneamiento.

“Cuando hablamos de agua en Coca-Cola, hablamos de agua para la vida. Bajo esta mirada asumimos nuestro rol para contribuir a incrementar el agua segura en nuestro mundo. Estamos seguros del impacto que podemos lograr, trabajando en alianzas con nuestros socios embotelladores, las ONG, los gobiernos locales y la sociedad organizada, porque juntos podemos hacer más”, comentó Palacios.

Un compromiso firme:
Tras cumplir la meta de reabastecimiento, la estrategia global de agua al 2030 establece un compromiso mayor por la seguridad hídrica del planeta. Para lograr este objetivo, Coca-Cola y sus socios embotelladores a nivel global desarrollarán acciones que permitan asegurar el recurso hídrico en cuencas hidrográficas y comunidades en las que opera.

Bajo la nueva estrategia de protección de agua, el Sistema Coca-Cola a nivel global quiere marcar la diferencia para las personas, los ecosistemas y su negocio, a través de la definición de metas innovadoras y de alto impacto en tres pilares de influencia principales, que incluyen las comunidades, las cuencas hidrográficas y las operaciones.

Comunidades: Optimizar la resiliencia hídrica de las comunidades a través del acceso al agua, el saneamiento e iniciativas de adaptación climática, especialmente en el apoyo a mujeres y niñas.

Cuencas Hidrográficas: Mejorar la salud de las cuencas hidrográficas en las localidades donde operamos y nos abastecemos de ingredientes, sin dejar de lado la meta de seguir alcanzando una tasa de reabastecimiento mayor al 100%.

Operaciones: Reducir los desafíos hídricos comunes a través de la promoción de la eficiencia hídrica y el uso regenerativo del agua en sitios de liderazgo (reutilizar, reciclar y reabastecer el agua que se utiliza en nuestros productos y su fabricación).

Con estos esfuerzos, la Compañía Coca-Cola quiere mantenerse a la vanguardia en los modelos operativos que permiten un mejor manejo del agua y aseguran la protección hídrica en Perú, además de continuar refrescando al mundo y marcando la diferencia positiva en los lugares donde operamos.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here